martes, 25 de junio de 2013

Las semillas en reflexología podal


Una sesión de reflexoterapia, a mi parecer, debería durar, salvo casos personales del paciente, alrededor de una hora. Dependiendo de las patologías que sufra variará la frecuencia. Raro es que se trate semanalmente, con suerte se recibe una sesión cada 15 días, lo cual hace que la reflexología pierda potencia. 

¿Cómo hacer que el tratamiento siga trabajando y que el paciente pueda "colaborar"? 
Tan sencillo como aplicando semillas de auriculoterapia en los puntos reflejos críticos. No solo hay semillas en el mercado, otros productos son aplicables pero a mi este es el que más me gusta. 

Al final de la sesión, se colocan las semillas que ya vienen preparadas para pegar y se pueden reforzar con esparadrapo. 
De esta manera las semillas van presionando y el paciente puede apretar esos puntos varias veces al día sin necesidad de saber sobre reflexoterapia: se convierte en parte activa en su tratamiento y además es más consciente del trabajo en los puntos reflejos. 

Desde que descubrí este sistema, no concibo una sesión (salvo casos excepcionales) sin el uso de semillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario