jueves, 20 de febrero de 2014

Alimentación consciente y la importancia de la masticación

¿Somos conscientes de la importancia de la masticación en nuestra digestión? 

De todos es sabido que es mejor masticar mucho cada bocado que tragarlo casi entero. También es de sabiduría popular que masticar más ayuda a que la comida no sea tan pesada. El problema es que cuesta ponerlo en práctica. Volvemos al tema de la semana pasada y las prisas, el pensar en la alimentación como ingesta de alimentos sin considerar el cómo se realiza.


En el momento en el que somos capaces de comer y digerir con el sistema simpático, podemos cambiar ritmos asociados como el de la masticación.

Pero ¿por qué es tan importante masticar bien?

1. En la saliva encontramos la ptialina, enzima que inicia la digestión de los hidratos de carbono (pasta, cereales, azúcares…). Cuanto más se mastica, más se digieren estos carbohidratos y, por tanto, facilita su digestión. Como ejemplo, el masticar largamente las legumbres evita que se generen gases.

2. Masticar no solo digiere los hidratos, también sigue cocinando el alimento y ayuda a que integremos en nuestro cuerpo de forma gradual esos elementos externos y ajenos a nosotros.

3. La boca selecciona los alimentos que son adecuados y los que son nocivos: si tras mucho masticar se hace complicado el tragar o si los sabores producen rechazo, significa que ese alimento no nos conviene ¿cómo va a hacerse esta selección si tragamos directamente?

4. Según la medicina energética, la masticación extrae el potencial energético del alimento: lo energetiza y lo yanguiniza. Por tanto, los alimentos nos nutren mejor

5. Masticando largamente se da tiempo a que la sensación de saciedad llegue al hipotálamo y, por tanto, la información recibida sea correcta y no nos ansiemos comiendo de más. Se puede decir que activamos la escucha de nuestro sistema digestivo y moderamos la ingesta.

6. Al masticar más, disfrutamos más de los sabores, nos volvemos más conscientes de los matices y disfrutamos más de cada bocado. Con el tiempo somos capaces de distinguir cada uno de los ingredientes.

7. Se ha demostrado que masticar correctamente mejora la salud digestiva e incluso otras patologías como intolerancias, obesidad o problemas de piel.


Seguro que todavía hay más motivos por los cuales hay que centrarse más en la masticación pero creo que estos ya son lo suficientemente poderosos como para tenerlos en consideración.

Por último, os dejo un dicho oriental que no requiere explicación y describe muy bien cómo deberíamos masticar:
“Mastica tanto los sólidos para tragarlos como si fueran líquidos, y mastica tus líquidos como si fueran sólidos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario