martes, 14 de octubre de 2014

¿Reflexología o reflexoterapia?

Está de moda, admitámoslo. La reflexología está de moda y hay formaciones que duran desde horas hasta semanas (por no hablar de fuera de España donde hay formaciones de años). Por eso a mí me gusta distinguir entre reflexología y reflexoterapia. He buscado la diferencia entre definiciones pero nunca se realiza tal diferenciación así que voy a aportar la mía.


Un reflexólogo conoce el mapa podal y busca los puntos dolorosos, si es eso que quiere tratar, o sencillamente recorre uno y otro pie siguiendo un protocolo marcado. Evidentemente esto hace bien al paciente, es relajante y según con qué puntos pare tendrá reacciones. El problema, en mi opinión, es que muchas veces se desconoce cómo tratar patología e incluso los efectos secundarios y contraindicaciones de dicha manipulación.

Sin embargo un reflexoterapeuta tiene conocimientos más amplios: anatomía (no solo podal), psicopatología y otras terapias complementarias como masaje metamórfico, esencias florales, etc. Además, aunque se hagan recorridos, se centran las sesiones en aquellas patologías o dolencias que sufre el paciente conociendo todas las contraindicaciones en cada caso concreto.

La reflexología implica un masaje agradable aunque considero que un naturópata, como es mi caso, debe utilizar la reflexoterapia, ya sea en una sesión exclusiva con esta terapia ya sea como complemento a la consulta de naturopatía.

Solo me queda comentar que, dependiendo de lo que busquéis, conozcáis qué manos os van a tocar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario