miércoles, 26 de agosto de 2015

Reto 66 - Día 47 Baby Led Weaning

Pasados los seis meses de lactancia exclusiva recomendada por la OMS empieza una nueva etapa en la crianza: la introducción de alimentos complementarios. 

Personalmente soy partidaria de introducir alimentos cuando se pueden mantener sentados solos, ya sea antes o después de los seis meses. Eso está ligado directamente con la metodología Baby led weaning (BLW) según la cual la alimentación complementaria está dirigida por el bebé, algo que no es posible si no se mantiene solo.

El objetivo es que los bebés aprendan desde el inicio a gestionar los sólidos, a masticar, tragar y no atragantarse, a distinguir distintos sabores y texturas, y a escoger lo que les gusta. Es un buen método para aprender la importancia de la masticación.

A mi parecer es complicado llevar a cabo el BLW estricto por requerir dedicación exclusiva. Sin embargo sí se pueden seguir algunas de sus pautas:

1. Acercar la trona a la mesa para que el bebé participe en la comida familiar y se sienta integrado. Debajo de la trona es recomendable poner un hule porque la mayoría de los trozos, al principio, acabarán en el suelo.

2. Dar al bebé alimentos que estén incluidos en el menú de los demás miembros de la familia. A poder ser distintas opciones para que escoja como puede ser brócoli, zanahoria y calabacín. Eso sí, la textura tiene que permitir que, aunque no tenga dientes, el bebé pueda aplastar y masticar.
Poco a poco se le introducen nuevos alimentos y antes del año ya puede comer practicamente como los adultos.

3. Dejar al alcance del bebé trozos del tamaño de su puño para que escoja los que más le apetece probar. Mejor dejarlos directamente encima de la bandeja de la trona.

4. No se le introducen en la boca. Paciencia, por imitación hará como los adultos.

5. Nunca se debe dejar al bebé solo con la comida solida.

¿Todos los padres pueden seguir el BLW?
En teoría sí aunque hay que estar preparados para auxiliar en caso de atragantamiento. Además hay que mentalizarse de que bebé, trona y suelo van a necesitar un buen lavado tras la comida. Y sí, hay que dejar que juegue con la comida: está aprendiendo, experimentando con texturas, olores y sabores.

Por último, aunque BLW implica no dar purés o papillas, cada familia tiene que hacer lo que resulte más cómodo para que la crianza sea armoniosa.

Desayuno
Bebida de coco y arroz con bizcocho integral

Media mañana
Zumo de pepino, pera, manzana y aloe vera

Comida
Arroz al horno con lentejas, maiz, pimiento, verduras y gratinado de queso

Merienda
Melón

Cena
Tortilla francesa, pan de centeno, queso de cabra y gazpacho


No hay comentarios:

Publicar un comentario