viernes, 23 de octubre de 2015

Tepezcohuite, la planta de la salud capilar

Hay muchos motivos por los que tenemos crisis capilares con debilitamiento e incluso caída de gran cantidad de cabello. Puede darse por muchos motivos, casi siempre asociados con la estacionalidad (primavera u otoño), el estrés, la anemia, alteraciones hormonales (posparto, menopausia...), carencias vitamínicas... Hay un sinfín de motivos por los que se nos puede caer el pelo (literalmente, claro).

Aunque casi siempre se busca solucionarlo a base de caros productos de parafarmacia, lo primero que hay que hacer es buscar las causas y solventar el problema de raíz (esta vez en sentido figurado). 
En mi caso, por ejemplo, el problema es la necesidad de suplementación de hierro y vitaminas en el posparto, tal y como expliqué en esta entrada.

Al tiempo que se solventa el problema originario, es de gran ayuda reforzar el cabello y para ello existe el mágico tepezcohuite. Vale, no es mágico aunque cuando se usa con frecuencia lo parece por su gran efectividad.

El tepezcohuite es una planta originaria de México y lo que se usa es su corteza rica en bioflavonoides, taninos y saponinas. También contiene micronutrientes como zinc, hierro, cobre, manganeso y magnesio.
Entre sus propiedades destacan las acciones cicatrizante, antiinflamatoria, antiséptica, antimicótica (sobretodo contra hongos cutáneos), estimulante, analgésica, antibiótica, rejuvenecedora y regenerativa celular.
Sí, después de leer las propiedades se intuyen sus posibilidades en el tratamiento de patologías de la piel. Así es y por ello os invito a investigar sobre este punto. 

Loción y champú con tepezcohuite
En cuanto a los problemas capilares: cabello seco o graso, recuperación del folículo piloso, disminuye la permeabilidad capilar y aumenta su resistencia.
También se nota un aumento del brillo y del color e incluso del volumen.

¿Dónde encontrarlo y cómo utilizarlo?
No acostumbra a hallarse en los estantes de las tiendas aunque en herbolarios o ecotiendas se puede encargar en forma de loción o champú. Varios laboratorios trabajan con tepezcohuite, basta revisar los ingredientes para asegurarse que no contienen parabenos u otros tóxicos.
Yo utilizo ambos: la loción dos veces por semana, 10 minutos antes de la ducha; el champú entre dos y tres veces por semana. 

Si os animáis a probar productos con tepezcohuite, ya sea para el cabello ya sea para la piel, no dudéis en contarnos qué tal os funcionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario